TRABAJAR O INTERACTUAR

HASTA HACE SOLO UNOS MESES ATRÁS, DESPERTAMOS. NOS DIMOS CUENTA QUE NUESTRA VIDA EN EL TRABAJO ERA PENSADA COMO INFINITA Y SINGULAR. ¿QUÉ NOS HIZO CAMBIAR DE PERCEPCIÓN?                                                                                                                                                     

Pasó prácticamente un siglo para que la humanidad volviera a tomar conciencia de cómo ínter - actúa, y nuevamente se preguntara —¿para dónde vamos?—-, a partir de un aislamiento forzado, ¿Por qué trabajo en esta empresa?; ¿Porque no le hablo a mi compañera/o de trabajo del lado?; ¿ Porque me permito trabajar en un lugar sin las condiciones de higiene y salubridad básicos para sentirme mejor?; tantas preguntas afloraron... y siguen aflorando…

> DESCUBRIENDO LA NUEVA REALIDAD 

Meses después de una cuarentena de la que aún no salimos al 100%, estamos despertando del miedo de regresar a un entorno donde interactuar, es la nueva premisa. Por mi cerebro y mis emociones pasan un sin número de fantasmas que me bloquean en mis decisiones; que anteriormente tomábamos con velocidad y sin pensarlo dos veces. Aquí nos encontramos nuevamente tratando de entender que hicimos mal, y cómo lo podemos mejorar. Al final de toda esta historia revelaremos con nuestras nuevas formas de pensar y de interactuar que (al menos por un determinado tiempo) hay una nueva realidad, hay una nueva forma de trabajar y de ínter - actuar. Y si, así no seamos actores, parecemos actuando, con nuevos atuendos, nuevas formas de expresarnos, mascaras de todos los colores, nuevas formas de saludarnos e incluso somos nuevos expertos en tecnologías, a tal punto de estar en varios lugares al mismo tiempo si así queremos.

La Arquitectura y los espacios que habitamos para interactuar, sea trabajando o entreteniéndonos, se están repensando. Es habitual que esto suceda y ya pudimos apreciar cómo hace un siglo atrás, los diseños de hospitales y espacios para permitir la revolución industrial, sé tuvieron que adaptar luego del trastorno social provocado por la gripe Española de 1920. En pleno siglo XXI, nuestra realidad no es muy diferente; estamos ante mayores retos y velocidades híper - aceleradas, interconectadas y diseñadas para generar una mayor ínter - acción. Desde el diseño y la conceptualización de estas nuevas formas de vivir, y sobretodo de trabajar y coexistir, encontramos una oportunidad para incorporar espacios de trabajo y entretenimiento adaptados a esta nueva realidad y con estos nuevos desafíos. Ahora los retos están en diseñar espacios que se auto - ventilen constantemente, que se protejan cada día mas de las inclemencias del clima en este calentamiento constante y acelerado; que  puedan auto - generar su propia energía; que permitan espacios no solo para trabajar y producir, sino que al mismo tiempo inspiren y permitan a sus visitantes ínter - actuar pero en esta ocasión sin mascaras; incentivando nuevas conductas propias de edificios y espacios inteligentes que otorguen confort a quienes los habitan. 

Hoy trabajamos para que la naturaleza y los materiales ínter - actúen armónicamente, así como la tecnología nos acerca y hace sentir híper - interconectados. Diseñamos y visualizamos estructuras donde su Arquitectura es inteligente, no solamente por sí misma, sino porque entiende que el ser humano, es eso, un ser en busca de consciencia, que quiere producir desde un lugar mas innovador, mas divertido y conectado con un propósito que va más allá de protegerse de lo invisible.

Arq. Alejandro Arizmendi Echeverri
MA AA. Londres.
MPhil TUDelft